Existen métodos empleados en infantes que van iniciar desde el nacimiento hasta los 10 años de edad, en la cual se desarrolla grandes potenciales. Descubramos más sobre la estimulación infantil.

Con estos intensivos se despertara, mejorara el sistema sensorial, el área motriz, cognitiva, psicosocial y del lenguaje; conllevando a la independencia de los actos básicos mediante juegos.

¿Para qué educarlos a temprana edad?

En las primeras edades el niño posee una capacidad alta de creación de circuitos neuronales en base de aprendizajes o experiencias vividas.

  • La estimulación incidirá en diversas áreas de desarrollo:
  • En el área psicomotora, logrando autonomía personal.
  • Del lenguaje y obteniendo mayor comunicación.
  • Habilidad para lograr relacionarse con el entorno social.
  • Se debe evaluar si existe retraso en las destrezas que debe poseer por la edad que tiene.
  • La metodología de aprendizaje será actividades lúdicas, el niño aprende jugando.

Beneficios

  • Contiene beneficios en el sistema neurológico.
  • Mejora la concentración, memoria, creatividad.
  • Impulsa su área psicomotora.
  • Facilitación en la adquisición del lenguaje.
  • Causa interés en el niño para explorar y aprender.
  • Autonomía en el aprendizaje.
  • Llevar el autocuidado personal.
  • Refuerza la autoestima.
  • Áreas donde se obtiene el desarrollo:
  • Motor grueso, grandes movimientos de brazos y piernas.
  • Motor fino, delicados y precisos movimientos de dedos- mano.
  • Lenguaje, capacidad de la comunicación y el hablar.
  • Socio afectivo, relación con la sociedad; expresión de sentimientos.

Sugerencias

  • Ejecuta las actividades en un área tranquilo.
  • Festeja cada resultado obtenido.
  • No obligues al hacer actividades.
  • Participación del grupo familiar.
  • Las actividades deben emplearse diariamente.
  • Emplea series de cada ejercicio, se recomienda 5 veces.
  • Bríndale acompañamiento a cada ejercicio con música.
  • Estimula al observar que se halla tranquilo.

Ejercicios

0 a 3 meses:

  • En la alimentación: Estimula mediante la lactancia materna.
  • Control de cabeza: Recuéstalo boca abajo, extiende sus brazos, búscale su atención con un objeto llamativo, otra técnica sería tomándolo sobre los brazos boca arriba y procede a elevarlos hasta lograr sentarlo.
  • Para brazos y piernas: Acuéstalo boca arriba elevando sus brazos con cuidado, llevando abajo y a los lados, flexionando y extendiendo sus piernas.
  • Motor fino: Frota tus dedos iniciando en el dedo meñique, llegando hasta la muñeca, evitando cierre total de la mano, ayuda en la toma objetos apretando su manito en el objeto.
  • Visión y audición: Míralo a los ojos y que tome como fuente de audición tu voz.
  • Lenguaje: Imita los sonidos que vaya realizando pero en tonos suaves.
  • Social: Aacaricia, sonríe el mayor de veces posibles.

4 a 6 meses:

  • Motor grueso: Acuéstalo boca abajo apoyado de antebrazos y del otro lado inicias a llamar su atención para así lograr que se gire quedando boca arriba, al momento de cambio de pañal une ambos pies buscando frotar, uniendo ambas manos para lograr que aplauda.
  • Motor fino: Coloca un elemento que emita sonido, ayudándo a sonarlo.
  • Lenguaje: Practica con el bebe cada grito o balbuceo que produzca, habla y estimula mediante una conversación, responde a sus llamados.
  • Social: Premia siempre con una sonrisa, colócalo en frente de un espejo y enséñale quien es el.

7 a 9 meses:

  • Motor grueso: Siéntalo sin el apoyo de sus manos, busca empujarlo suavemente logrando que saque su brazo apoyándolo para evitar el caerse.
  • Motor fino: Une sus manos, coloca objetos en ambas manos para que logre chocarlos.
  • Lenguaje: Conecta con el mundo externo para percibir diversos sonidos, siempre llámalo por su nombre.
  • Social: Anima a que te imite, colocando un pañuelo sobre tu cara, retirando y decirle aquí estoy.

10 meses a 4 años:

  • Obtener equilibrio: Llevándolo de un lado a otro o delante hacia atrás.
  • Leer en voz alta: Algunos cuentos.
  • Dibujos libres: Que explique lo que va haciendo.
  • Animar al niño: Bailar brindándole equilibrio y coordinación.