Algunas veces los niños comienzan a pedir una mascota, pero ciertamente los padres no saben si es buena idea de tener un mascota en casa; aunque se han interpretado varias ventajas de cuidar una mascota durante la infancia.

A continuación 7 ventajas de cuidar a una mascota, durante la niñez:

Mejoran la empatía y sociabilización

En general, al tener un perro o un gato posibilita las relaciones del niño con otras personas o animales, además una mascota puede ser el puente entre un niño menos abierto socialmente con otros compañeros, en la escuela o en juegos potenciales.

Incrementa la responsabilidad de los niños

El concepto de responsabilidad comienza a desarrollarse entre los tres y los cuatro años; si cuentan con sus padres en relación al concepto, el cuidado aumentará cuantiosamente en el sentido de responsabilidad de la mascota. En esta primera etapa de desarrollo existe una mayor voluntad de obtener hábitos, emociones, así como valores; para ello es indispensable, que cuenten con la ayuda de sus padres al proporcionarles información sobre su mascota y los cuidados que el mismo solicita.

Favorece en el proceso de madurez

Efectivamente el tener a un ser especial, al que cuidar asimismo, favorece incrementando su inteligencia emocional, comprensión y empatía; además la psicóloga interpreta que, aportan sentimientos de comprensión y humanización, conjuntamente, contribuye a gestionar las emociones para interaccionar de manera asertiva.

Aprovechar los juegos con la mascota

El tiempo de ocio, lo puedes aprovechar jugando con la mascota con el fin de dejar de lado la televisión o videojuegos; sin embargo esto también ayuda a crear mucho más fuerte el vínculo con la misma.

Desarrolla la conciencia ecológica

Del mismo modo se tiende a tener o formar un mayor conocimiento del cuidado hacia la naturaleza; igualmente aprendiendo a respetarla desde pequeños, y también a respetar a los seres vivos.

Mejora las habilidades motoras, disminuyendo el sedentarismo

Evidentemente los beneficios de la relación entre niños y mascotas han sido utilizados, también en el tratamiento de algunas enfermedades vinculadas, con la socialización, visto que, en el caso de niños con dificultades con el contacto físico y falta de empatía, se ha logrado demostrar ciertas interacciones del niño ante la reacción de los animales, un ejemplo, cuando mueven la cola.

Avances en los niños con discapacidades

Como sabemos, entre los niños y los animales existe una relación natural, en el cual los hace ser buenos compañeros, ayudándose mutuamente, ya que, cada uno de los niños que tienen discapacidades, el tener una relación con los animales los ayuda a fomentar en sentirse valiosos.

Cabe resaltar que es ideal puesto que los niños con dificultad pueden manifestar dificultades para lograr hacer amistades con otros niños; sin embargo con las terapias de animales, se logra crear la oportunidad de un vínculo con otro ser viviente suministrándole al niño un mayor y mejor desarrollo.

Por ello, desde el momento en que los niños comienzan a relacionarse con los animales, eso posibilita a los niños con discapacidad el realizar una mejora en sus habilidades sociales, puesto que, al existir una comunicación entre ambos, tendrán excelentes resultados.

Por otro lado, si la persona tiene autismo, el tener un perro le permitirá crear un fundamento social, apropiada a su aspecto cognitivo, no olvidando que los animales como el perro y el caballo ayudan en este proceso debido a que proceden emociones, como, tristeza o alegría, que en las cuales carecen las personas con esta condición.

Conclusión

Cabe destacar, que la compañía de un animal mejora y beneficia la calidad de vida de todo ser humano, incrementando la persistencia; además de conservar el equilibrio físico y mental, permitiendo la recreación, disminuyendo el estrés, de igual manera el índice de depresión en general.

Sin embargo en los niños juega un rol aún más importante porque suministra en el desarrollo educativo y social, ya que eso, los obliga a comprometerse en las responsabilidades con el fin de aprender valores.

Su autoestima mejora y su integración en la familia, visto que los animales desarrollan la capacidad en los niños de cuidar de alguien; fomentando el sentimiento de competencia y seguridad, esenciales para obtener un correcto equilibrio emocional.

En relación al tema, de la adopción o compra de los perros debes considerar que se debe elegir con criterio; tomando en cuenta el tipo de perro y su carácter, el tamaño, el peso, las necesidades de ejercicio físico o los cuidados higiénicos.

Para finalizar, la vida es mucho más divertida con una mascota, siendo una relación fundamentalmente recíproca, así podrás conservar tus actividades diarias, programas tareas y las ocupaciones, logrando tener una familia mucho más unida y feliz.