Cabe resaltar que, la tecnología wearable, es uno de los elementos del sector tecnológico que avanza con mayor velocidad, inclusive al de la telefonía móvil; partiendo en las pulseras de monitorización de la salud, Fitness trackers, hasta relojes inteligentes de última generación, que cuentan con un sistema de monitorización para la práctica del deporte, pasando por las gafas de realidad virtual.

Por otro lado, la partida de los wearables se ha convertido en una consecuencia tan inevitable como bienvenida del incremento de nuestra dependencia de los Smartphone; del mismo modo, gracias al desarrollo del diseño y la oferta en el segmento de los relojes inteligentes, esta tecnología se ha transformado ya en una obsesión.

Con esto lograran seguir incrementado el mercado wearable; depende de la capacidad del segmento para, tanto en términos de programación, desarrollo de aplicaciones, además de mejorar de los diseños, evolucionar al mismo ritmo que la imaginación de los usuarios.

¿Están preparadas las aplicaciones?

Si bien, uno de los importantes retos a los que se confronta la actual generación de dispositivos wearables es la falta de aplicaciones rompedoras, puesto que la ausencia de aplicaciones robustas, competentes y capaz de satisfacer las diferentes necesidades de los consumidores, es un elemento clave para el futuro del segmento.

Actualmente, en el mercado cuesta encontrar aplicaciones más allá de las dirigidas a la monitorización de la actividad física y de la salud; asimismo las de lectura textos, respuesta de llamadas y envío de notificaciones, a pesar de su utilidad.

Ninguna se trata efectivamente de una aplicación rompedora, siendo capaz de capturar la imaginación de los consumidores; o de llamar su atención particularmente como para fomentar a comprar o utilizar un dispositivo wearable.

El desafío de la tecnología wearable

Ciertamente existen varios aspectos que todavía tiene por resolver la tecnología wearable con el fin de convertirse en un fenómeno de masas, señalando las siguientes:

Las aplicaciones rompedoras

  • Gestión de energía
  • La dependencia tecnológica: formada por la realidad aumentada y el procesamiento automático
  • Los avances en arquitectura de software, con el fin de retribuir el tamaño de las pantallas de estos dispositivos.
  • La gestión de redes inalámbricas y redes de área personal.
  • Seguridad frente a posibles accesos no autorizados a los datos almacenados en los dispositivos.

Una vez resueltos estos problemas de seguridad, la tecnología wearable puede colaborar al desarrollo de soluciones muy beneficiosas.

Un ejemplo puede ser en operaciones de emergencia, en centros logísticos y almacenes, el uso de estos dispositivos con capacidades avanzadas de movilidad y conectividad; mejorar el trabajo de los equipos sobre el terreno o de los operarios, en lo que a tareas específicas de seguimiento se refiere. Esto para lograr contribuir, coordinar y controlar mejor las rondas del personal sanitario en centros hospitalarios o las tareas de los equipos de rescate en situaciones de emergencia.

En entornos industriales logarían utilizarse dispositivos que permitieran a los técnicos de reparación visualizar constantemente los planos de lo que estuvieran trabajando. Mientras que en una línea de montaje, los operarios podrían efectuar determinadas tareas de manera remota, lo que permitiría mejorar su seguridad.

En el comercio minorista, la tecnología wearable puede favorecer a mejorar la calidad y la rapidez del servicio; proporcionando al personal de ventas acceder a información sobre los productos de un modo más fácil.

Conclusión

Ciertamente, cualquier avance tecnológico debe pasar, por una fase de introducción y una de descubrimiento durante su ciclo de vida; en el caso de los wearables ofrecerá las mejoras en términos de ancho de banda, el despliegue de las redes 5G va a suponer un punto de inflexión para los wearables, posibilitando el lanzamiento de soluciones como las de monitorización de la salud en tiempo real o el uso simultáneo de multitud de aplicaciones, conjuntamente la combinación de wearables y 5G, fomentaran la aparición junto con la mejora de un gran número de aplicaciones.

Por último, existirán momentos en los que los consumidores cuestionen el propósito y uso de dichos dispositivos, pero algunas personas se mostrarán totalmente contentas en utilizarlas, sin embargo a nivel de aplicaciones como de ventajas, el potencial de la tecnología wearable es sumamente elevado como para ignorarlo, aunque si tomamos como referencia el impacto de los Smartphone en nuestro día a día, el futuro de la tecnología wearable lograría ser brillante, establecido y exclusivamente por nuestra propia imaginación.